¡Encendemos corazones por todo Colombia!

Trabajamos con niños y niñas en condiciones de vulnerabilidad. A través de la práctica del Yoga y la meditación les enseñamos a conectarse con su interior compartiendo los valores del respeto, el amor y la no violencia (Ahimsa), primero hacia ellos mismos y luego hacia todos los seres y animales de este planeta. Estos son los tres pilares principales de la fundación, que son trasladados en cada clase a todos los niños con los que trabajamos.

Carmen Pacheco

Om!
Soy una cultivadora de la Vida, aprendo con la Madre Tierra y tejo bonitos pensamientos. Trabajo explorando prácticas potenciales para armonizarme conmigo misma, los demás y el entorno. Como pedagoga comparto mis propias experiencias, aprendiendo también de los otros. Me encanta hacer Yoga con niños porque es tan disfrutable para ellos como para mí y porque he descubierto que los niños son grandes Maestros de Yoga.
Estoy encantada de Encender mi Corazón junto a Alberto y seguir la labor de propagar el Yoga en este mundo!
Om Shanti!

Juana Sandino

Estudiar y practicar yoga es encontrar más Luz en mi camino, creo que si desde niños podemos aprender de él, es un faro que nos permite reconocer y expandir más nuestro amor. Para mi, practicar Yoga con niños es compartir de corazón a corazón ese recordar de sus seres y apoyar para que en ellos permanezca su Luz, mostrarles un camino para disfrutar y sonreír más en esta vida. Compartir Yoga con los niños es una experiencia que me llena de mayor felicidad y presencia, es una oportunidad para seguir aprendiendo de ellos, de su alegría, espontaneidad, creatividad y amor y disfrutar de todo lo que surge. Cuando supe de este proyecto sentí gran admiración y pertenecer a él es poner un granito de arena desde mi Ser, para seguir expandiendo la sabiduría del Yoga y acompañar a los niños en un crecer más armonioso y saludable.

Alvaro Fraile

¿Quién alguna vez no ha soñado con cambiar el mundo, dar un giro de 180º y revertir muchos de los problemas que hoy en día son la base de este caótico mundo donde vivimos? Soy fiel a creer que sembrando la semilla del Yoga en estas conciencias en crecimiento y esperando que la mayoría germinen y crezcan fuertes, tendremos este anhelado cambio. Además, jugamos con ventaja. Todos hemos experimentado el altruismo, inocencia, sencillez y nobleza de los niños. Son ellos quienes tendrían que ser nuestros referentes sociales.

La Fundación Enciendo mi Corazón está regando desde la raíz. Pronto veremos estos árboles de vida misericordiosa y benevolente repartidos por todo el mundo.

Laura Vanegas

“Tomando mi niña interior de la mano descubrí mi vocación, servir a los más pequeños, aportar a la transformación de un mundo en el que TODOS los niños tengan acceso a una educación basada en el Ser integral, que articule el desarrollo físico y cognitivo con la dimensión espiritual de ser, una educación que permita espacios de conexión con el mundo emocional y el sentido de la vida, que forme seres humanos que también sueñen con contribuir a un cambio social.

En el yoga para niños encontré el camino para vivir este sueño, el medio para compartir la llama de mi corazón y encender muchos más.

Encontrar personas que sienten a los niños tan profundo dentro de su Ser es uno de los regalos más bonitos que me ha dado la vida.
La Fundación Enciendo mi Corazón, además de llevar el yoga y la meditación a niños en situaciones de vulnerabilidad, une corazones que comparten un mismo propósito”.


Estefanía Madrid

“Soy Estefanía, activista y feminista. Amo las construcciones colectivas, también me gusta bailar, caminar, viajar, escuchar historias y por supuesto, vibro con el yoga. He experimentado en el yoga un camino hermoso que me ha servido para encontrar el equilibrio, la paz y relacionarme mejor con mi cuerpo y mi mente. Decidí formarme y ser voluntaria de la fundación porque quiero que los y las adolescentes experimenten en su vida, la luz, el amor incondicional y la compasión que el yoga le ha proporcionado a mi alma. Compartir los regalos que el universo me brinda y hacer algo pequeño que contribuya a la construcción de paz individual y colectiva es una de mis apuestas de vida. El yoga, sin duda, ha sido un camino de compasión y amor que merece ser replicado y experimentado por todos los seres de la tierra. Aprender y recibir todo lo que los niños y niñas me pueden enseñar con su dulzura, inocencia y espontaneidad, es otro de los regalos que me dispongo a recibir con las manos abiertas y el corazón expandido de infinito agradecimiento”.

Martha Libia Cataño

“Le pregunté al Universo cómo podía mejorar la relación conmigo, mis hijos y el entorno. Y entonces ocurre la "Mágia": llega este aprendizaje llamado Yoga... para conectarme con mi niña interior, sanar y transformarme.
Para Mí YOGA: es Mágia que transforma, que ilumina y llena de Amor... Razón por la cual comparto como Voluntaria... Soy un Faro Encendido, que proyecta su LUZ, especialmente para aquellos que están comenzando el camino... Los niñ@s”.



Gabriela Leticia Diaz

Mi más grande Don es servir desinteresadamente desde el corazón desde el espíritu amo dar amor divino Al sembrar la semilla de amor, de yoga, de compasión, de bondad, generosidad, paz, no violencia, armonia, en todos los niños de Colombia Medellín , mi misión en la vida son los niños y ayudar a familias vulnerables. Mi misión de corazón es enseñar a los niños a la no violencia alejándolos de caminos de adicciones de cualquier tipo, gracias a esta formación está fundación tan especial llena de paz amor armonía estoy realizando este servicio de corazón los amo los bendigo en paz armonia, dicha, prosperidad, bondad, compasión con amor para ustedes niños y familia.

Sandra Milena Bernal

La práctica personal de Yoga me ha hecho una convencida de sus efectos positivos tanto a nivel físico como mental.
Siento que mi misión de vida es compartir con otros esta convicción, especialmente con los niños, para que encuentren en su diario vivir una opción para estar mejor con ellos mismos, sentirse más serenos, concentrados y creativos.
Además, para que encuentren un espacio personal en el que cada vez tengan una nueva y mejorada visión de la vida.
A través de la Fundación Enciendo mi Corazón he encontrado la gran oportunidad de ser una difusora de Yoga, aportando con amor, disposición y entrega a esta obra en constante expansión.


Maria Laura Pizza

Incasable caminante espiritual, uno de esos tantos caminos me llevo hasta el Yoga, transformando con su práctica mi andar. Hoy me siento muy agradecida con Dios y todos los maestros que despertaron mi conciencia y me guiaron hacia aquí.
Feliz porque desde mi corazón, siento que estoy haciendo lo que amo, cumpliendo mi propósito en esta vida, contribuyendo humildemente, sirviendo como instrumento de amor a encender los corazones de otros seres, especialmente el de los niños que son las semillitas de un mundo nuevo que todos soñamos, más justo, con más equilibrio, basado en el respeto, la honestidad, el amor y la paz. Por ello me uno a la Fundación Enciendo mi Corazón y los invito a que sean parte de ella! Unidos con amor por un mundo mejor!

Carol Jaramillo

“Cuando decides ingresar al camino del yoga, la vocación para servir es una semilla que crece y crece con el paso del tiempo. El abono para la siembra es ese amor incondicional que empieza también a crecer dentro del practicante y el agua para regarla viene de la gratificación que entrega el servir. Decidí ser voluntaria como parte de mi proceso de formación, pero también porque sé que el servicio transforma vidas, tanto la de quién lo recibe como la del que sirve; y aunque apenas estoy empezando, ya he experimentado cómo se llena de amor mi corazón y cómo mientras más lo hago, todo se siente más fluido, más libre y más natural. Después de haber compartido una clase con Enciendo mi Corazón y de haber conocido a Alberto y la razón de ser de su fundación, su propósito de encender el corazón de los niños a los que les ha dejado de brillar se volvió también mi propósito. Porque no es justo que esos seres fascinantes, genuinos, creativos, alegres, enérgicos y curiosos que son los niños, enfrenten solos y sin herramientas las situaciones de abuso, violencia, desamor y olvido, que son una constante en nuestro mundo hoy. Yo creo firmemente que el yoga puede proveerlos de las herramientas necesarias para sobrellevar esas realidades y transformarlas en luz”.

Samuel Vallejo

“¡Hola! Me llamo Samuel Vallejo. Soy un estudioso de la vida y sus misterios. Me gusta compartir con los niños porque también soy un niño. Siento que la vida se expresa a partir del tacto que tengamos con las simples cosas. Así, me parece que la pedagogía más sensata es siempre la intriga con viajes, juegos y canciones para el reconocimiento propio. Fui instruido por la Fundación Enciendo mi Corazón en el ashram de Atman Yoga.

Además de eso, he hecho diplomaturas con la Universidad de Antioquia y cursos avanzados con el linaje de Yogananda. Hoy en día ayudo en la fundación, dando clases con niños en estado de vulnerabilidad, en el sector de San Javier (Comuna 13), Medellín.

¡Es una alegría renovadora cada compartir!”.



©2021, ENCIENDO MI CORAZÓN. By Ardi Agencia.

DONACIONES

Número de cuenta Ahorros Bancolombia: 00467367706